En discusión la pena de muerte en México

Estoy en contra de la pena de muerte en México y que conste que aclaro, en México.  Aunque creo que la pena de muerte es una práctica medieval que no aporta nada, más que el sentimiento pseudo satisfactorio de venganza justicia, también creo que en el caso de ciertos psicópatas cuya reintegración a la sociedad es irrealizable y cuyos impulsos sanguinarios hacen insostenible también su convivencia con otros internos con posibilidades de rehabilitación, la pena de muerte más que una opción es (en mi opinión) la única opción.  

Sin embargo en un país como el nuestro donde el 98% (siendo conservadores) de los crímenes quedan impunes, donde un juez puede refundirte en el tambo por que se le inflaman (literalmente) los de gallina, donde existen personas que purgan penas de 7 años por robarse un encendedor que nunca se robaron y que de hecho el dueño encontró días después de dictada sentencia; donde hay mordidas, donde liberan al que es más rico o más vivo, donde el que quiera arruinarte la vida te puede meter a la cárcel nomás porque “pude y quise”… la pena de muerte es una agresión contra la sociedad y además, una vacilada.

Javier Alatorre hoy nos dirá si la pena de muerte en países del tercer mundo como China, Cuba, Arabia Saudita, para acabar pronto, países con gobiernos totalitarios y caracterizados por su poca o nula observación de los derechos humanos, han reducido exitosamente el nivel de crimen por tener activa la pena de muerte.

Ante la observación de un legislador perredista que pide analizar la pena de muerte ya que no garantiza la reducción del crimen, nos pregunta Alatorre ¿en China hay secuestros? ¿Asaltos con violencia? ¿En Cuba, en Palestina? Pues eso no se lo sabría contestar al señor Alatorre, pero segura estoy que una mujer en Nigeria le piensa dos veces antes de tener sexo antes del matrimonio o de abortar espontáneamente.  Es que digo, no podemos tomar en cuenta las “historias de éxito” de países como Arabia Saudita si te matan por ser homosexual.

En primer lugar nunca sabremos si esas cifras son ciertas, es bien sabido que esos países ocultan y manipulan sus cifras con el fin de presumir un buen gobierno a pesar de las denuncias exteriores en materia de Derechos Humanos, por ejemplo.

Segundo, estas naciones además de tener pena de muerte cuentan con otras penas ingeniosas como la mutilación, confinamientos inhumanos, la exhibición – tortura – vejación pública y por supuesto las famosas desapariciones ilegales.

Tercero, la reducción del delito en Cuba lo propicia la cero tolerancia, no tanto la dureza de las condenas (que lo son). Porque de qué nos sirve la pena de muerte si no podemos mantener en el bote a un pederasta reincidente.

La abolición de la pena de muerte es un logro, el interés de instaurar la pena de muerte en nuestro país es una muestra escandalosa de una tremenda flojera por parte de las autoridades para hacer bien su trabajo.  Poniendo en manos de una policía incompetente y de una corte de vacilada un arma tan peligrosa será cuestión de meses para que termine explotándonos en la cara a todos.  Que le pregunten a Robespierre.

Powered by ScribeFire.

Esta entrada fue publicada el 22 enero 2009 a las 5:40 PM. Se guardó como Política y etiquetado como . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

2 pensamientos en “En discusión la pena de muerte en México

  1. Pingback: Las razones del PVEM « Ser (diferente) o no ser

  2. La pena de muerte es, hasta cierto punto, la culminación del avance en materia juridica hacia un polo que se tenia como unico verdadero y cierto, es decir, creer que el sistema judiciario de los Estados Unidos es el mas avanzado en el mundo y que es un modelo a seguir: “ES FALSO”.
    Todos aquellos que creen que los Estados Unidos es un modelo (por lo menos economicamente) de pais a seguir, estan equivocados, por que si bien su modelo americano resulta útil, es por que tienen americanos en quienes y por quienes pueden hacerlo útil. La medida no frenaria en lo mas minimo las penas por las cuales se impondria, se lograria por un lado una pequeña valvula de escape a la sobrepoblación carcelaria, pero se concentraría mayormente las injusticias de quienes menos tienen.
    México no esta preparado para un sistema penal de esa magnitud y aunque lo estuviera no sería un reflejo fiel de la idiosincracia del Mexicano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: