La estupidez del año 2008

Cada que veo Hechos me quedo tan furiosa que llego hasta sentir demasiada tristeza como para retomar lo visto en el noticiero y poder comentarlo.  En general me irrita tanta idiotez, ver tanta negligencia de las autoridades, tan poco criterio de la ciudadanía y tan poco gusto en los suéteres de Javier Alatorre.

Por eso deje sin comentar muchas estupideces del 2008, como en el caso de Silvia Vargas, entre la imposibilidad de las autoridades de ver una línea de investigación clarísima que tuvo que investigar la familia ante su ineptitud y por otro lado la ignorancia tercermundistas de los secuestradores  que mataron a la jovencita a golpes antes de siquiera hacer el primer contacto con la familia.

El 2008 me trajo mucha reflexión a través de las noticias.  Como el caso del avionazo de Las Lomas, aprendí que a los mexicanos nos fascina enfrascarnos en el juego de la teoría de la conspiración, cuando en realidad lo más triste es que el hecho fue provocado por la más pura tradición negligencia mexicana; los compadrazgos, nepotismo, mordidas y demás prácticas irregulares en la contratación de personal y la negligencia de las compras de gobierno, a la larga, traen consecuencias graves.

También conocí el límite de los políticos.  Siempre me pregunté hasta dónde llegarían los partidos políticos para obtener buena publicidad gratis. Con la reforma electoral pensé que lo había visto todo, pero no, ah no! Pueden llegar mucho más allá. El verde demostró que para ellos la vida no vale nada, bueno, algunos votos supuestos más para las elecciones 2009; mientras que el PSD me demostró que la salud puede quedar siempre en segundo lugar, lo primero es su lema “prohibido prohibir”… pensé que eran socialdemócratas, no anarquistas fresas.

Dejaré de un lado la particularidad de todos y cada uno de los casos de personas que ingirieron el bar completo, le pisaron al pedal y mataron una familia desconocida, o a su propia familia, o un vagabundo, o cinco jóvenes que no habían bebido esa noche para evitar un accidente, etc.  Y que decir, a propósito de alcoholizados, todos los casos de policías borrachos, calenturientos, drogados, ineptos, que le dispararon a algún temible auto familiar, niños horrorosos o peligrosas señoras embarazadas.

¿A poco no todo esto es para estar furioso? ¿O deprimido? Pues por eso, por eso a veces era tanto que no sabía por dónde empezar.

Pero la estupidez del año, sin duda se la llevan los detractores dela ley anti tabaco.  Chéquense la altura, modernidá y evolutividá de Carlos Marín en discusión contra la prohibición, donde el señor califica a la ley de espacios libres de humo como agresora de los derechos humanos.

Powered by ScribeFire.

Esta entrada se publicó el 14 enero 2009 en 3:11 AM y se archivó dentro de Sociedad. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: