Hoy corrí porque los demás corrían

Me subí al metro (subway) sóla el día de hoy. Lo había hecho antes pero en distancias cortas. Esta vez tuve que trasladarme de Barranca del Muerto a Polanco para una cita de trabajo; luego regresar a la zona de Ciudad Universitaria donde me encontraría con la Domadora.

El regreso fue más complicado porque tuve que trasbordar 2 veces de tren; de la línea Observatorio/Rosario, a la Tacubaya/Pantitlan y de ahí a la Indios Verdes/C.U.

Sucedió algo gracioso y terrible a una vez, para cambiarme de tren en Tacubaya yo corría, como todos los demás, corrí hasta las escaleras eléctricas, subí corriendo através de los pasguatos que sólo esperan que los escalones mecánicos los suban, y me abrí paso a empujones (y a toda velocidad) entre los vendedores y pedigüeños.

Una vez frente a la línea amarilla para entrar al tren, me quedé pensando ¿Por qué corrí? ¿A dónde voy con tanta prisa? Si no tengo a dónde llegar a determinada hora, ¿por qué corro?. Y luego pensé ¿esta gente, toda esta gente tendrá motivos para correr? ¿Tendrán que llegar temprano a algún lugar? ¿Tendrán a dónde ir? ¿No serán una suerte de personajes que viven en los andenes del metro y esa es su forma de divertirse…? Corriendo


Creative Commons License

Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Esta entrada fue publicada el 26 mayo 2008 a las 6:18 PM. Se guardó como Taciturnos y Locos y etiquetado como . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: