Allá afuera

Da miedo despertarme después de esta larga vigía.
Regresar del sueño sin haber estado dormida.
Mis ojos inyectados en sangre, derrotados, me ven
en el espejo diciendo algo
algo entre “¿Qué te haz hecho?”
y un “Todo estará bien”.

Da miedo mi fragilidad de enfermo, mi soledad de desterrado.
Me da miedo porque sé que mi cuerpo no es el problema,
y que sola (sola, sola) nunca he estado.
Pero sigo siendo frágil como desauciado
y actuando como si estuviera sola en este mundo pendejo,
sóla como detestado.

Da miedo allá afuera, donde no tengo nada para ser escuchada
mas que mi voz,
mi voz pequeña y diminuta,
mi voz de niña, de niña idiota,
mi voz que peca de austera.

Tengo tanto miedo del espacio afuera
Nada está dispuesto para que yo posteé
y alguien tan loco como yo, me lea
y me diga algo de aprobación o de condena.

Allá afuera esperan que hables
y oirán cuando quieran (sólo cuando quieran)
Y yo quedo en desventaja si nada más tengo esta voz
pequeña, de niña, austera.

Allá afuera, el espacio, me aterra.

Pero temo más al tiempo (¿o es al reloj?)
que no se detiene.
El cabrón no lo ha hecho nunca,
y tiene experiencia lastimándome.
Por eso, con conocimiento de causa digo
que el tiempo no se detiene.

Este hijo de puta (el tiempo) nunca me da la oportunidad
de acomodar mis piezas y parece que se pone a jugar a solas.
Por eso me lleva la delantera.

Me dijeron los que me quieren
(Porque a pesar de estar “sola” hay gente que me quiere)
Que al tiempo se le da batalla solamente allá afuera.

Y aunque me gustaría quedarme aquí, no salir nunca
allá afuera es el terreno para vencer al tiempo
¿o al reloj? ¿en qué quedamos?

Pero da miedo.

No hay Supr o Delete, lo malo, los errores, se quedan.
No hay bloc de notas que leer a diario y pensar que algún amigo,
en algún lugar del mundo, te puede tocar el corazón con
dos o tres pendejadas.
No hay extraños amistosos (o hay muy pocos)
Dicen que allá afuera no hay banda ancha,
ni cuartos de chat sin censura, todo es vigilado
y que además de todo, la lluvia quema.

Estoy aquí, con un pie afuera, tratando de explicar
en prosa (porque el verso no me sale)
mi situación y no creo ni estar lograndolo
ni tener el tiempo para mayor explicación.

Ya estoy lista, me preparo
para al mundo de allá afuera,
para mi luto de mi mundo virtual,
para mis 12 pasos,
para mi “Un día a la vez”
para mi delirium cybernautico.

Y esta lluvia (acá afuera) que no cesa.

(Cerrar Sesión)

Bendita lluvia, le regala olor a la tierra,
frescura a la noche, vida a mis árboles pre-primavera.

Extraño:

Esta lluvia moja, no quema.

Creative Commons License

Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Esta entrada se publicó el 20 mayo 2008 en 11:15 PM y se archivó dentro de Taciturnos y Locos. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: