El títere

Como cualquiera

Me fui dejando llevar, traer, mirar, sorber

No caminaba con mis pasos,

Sentía hilos en direcciones diferentes

Agujas que dejaban marcas, pero apenas perceptibles

nunca dolieron.

No peleé

No grité

Sonaba bien.

El eco sonaba bien

Alguien gritaba del otro lado y yo reconocía la voz

Parecía mía, o como mía

Corté un hilo, y con él, pedazo de carne

Lagrimas de líquido rojo

lloraba mi cuerpo.

Llorar es bueno

Siempre lo supe o así me lo dijeron…

y lo hice de nuevo.

Me quedé en mis pies

Los mismos que veo ahora.

Llegué a la conclusión

de que no todo se habla

que no todo se explica.

Que a veces, solo a veces,

hay que cortar.

Y dejar llorar el cuerpo

Y que lo haga por horas

Y un poquito aquí

Y más por este lado

Terminé como no quería

Pero me fui dejando llevar

Pero esta vez sí caminaba con mis pasos

Y dolía mucho más

Porque nunca supe si era ese el camino correcto

Es el único precio de estar solo.

Esta entrada fue publicada el 10 septiembre 2007 a las 4:21 AM. Se guardó como Taciturnos y Locos y etiquetado como . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: