Soñé que no te extrañaba

Hoy soñé contigo,
tus ojos me miraban muy profundo
como nadie más me miraba,
con la ternura de tus ojos verdes,
verdes agua, verdes moho,
verdes plata oxidada.
Soñé con tu sonrisa y tu risa,
con tu elocuencia de sabio,
con tu genuina inocencia,
con tu necedad de anciano
Pensé que no fuiste quien se durmió,
que soñando contigo no estaba dormida,
más bien que despertaba.
Que la vida es estar dormido (como la de Calderón de la Barca)
Que tú velas mis dormir ahora,
que estás sentado junto a mi cama
acariciando mi frente, cantando una nana
esperando a que despierte un día,
de esta vida soñada.
Me lees el libro de un ojito, dos ojitos, tres ojitos,
recuestas tu cara en mi brazo
como yo la recargué en el tuyo
noches antes a que durmieras,
perdón,
que despertaras.
Soñé que no te extrañaba.
Déjame soñar más veces contigo,
acaricia mi cara, besa mi frente,
desenreda mi suerte enmarañada
recuérdame tu voz de cuando en cuando
mientras que vivo esta vida mundana.

Alejandra S.

Esta entrada se publicó el 30 agosto 2007 en 8:47 PM y se archivó dentro de Taciturnos y Locos. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: