"Las intermitencias de la muerte" de José Saramago

Desde que leí “Al día siguiente no murió nadie” me quedé enganchada con el libro; se imaginarán ya la calidad narrativa que desde la primera frase le deja a uno intrigado.

Una breve introducción es esa, en un país del cual no se revela el nombre, la gente deja de morir, no importa que esté descuartizada, la persona simplemente no muere. En un principio la felicidad es gigante, pero con el tiempo los problemas empiezan a ser notorios, como los ancianos que no son mas que un vegetal, los moribundos, la crisis del negocio funerario, etc.

Si echamos de lado la parte fantástica de la historia, en muchos puntos el libro no es más que una sátira, un apunte a las contradicciones de la Iglesia (que por un lado defienen la vida a rajatabla, pero cuando la gente deja de morir, se ven perdidos porque saben que su existencia se basa en la salvación post mortem).

Sobre lo anterior y en pocas palabras, el libro es también una severa crítica al tabú de la eutanasia contándonos los excesos a los que llega el gobierno y la sociedad para evitar que la gente reclame su derecho a morir cuando no se es más que un despojo, y es más, cómo se les condena a las personas cuando llevan a cabo ese derecho, aún sin el permiso de la misma muerte.

Realiza algunas reflexiones que ponen el dedo en la llaga, la que más recuerdo, ¿si ya no hay que temer a la muerte (o al castigo eterno), entonces qué nos impide romper las leyes ahora?

El libro sufre una pequeña fractura a la mitad; ahí cuando la muerte en persona hace su aparición, nos resuelve la primera parte del libro y nos plantea un nuevo conflicto; la segunda parte si bien es poética, deliciosa para leerse y con algunos momentos melodramáticos que le seducen a uno para aceptar por un momento la cursilería, creo que es una historia totalmente ajena a la primera parte del libro.

Confiezo que me hubiera hecho más feliz si se hubiera dividido en dos pequeños libros, el primero donde se narra el caos del país donde nadie moría y el segundo, donde nos lleva de la mano por la vida privada de la muerte (si, dije “vida privada de la muerte”).

Ciertamente me han dicho que no es el mejor libro de Saramago, pero la delicia del estilo narrativo compensa algunas macuarradas de la historia.

Ficha
Título: LAS INTERMITENCIAS DE LA MUERTE
Autor: Saramago, José
Editorial: Alfaguara
ISBN: 978-84-204-6945-4

imágen: http://universitario.mundoejecutivo.com.mx/

Esta entrada se publicó el 27 julio 2007 en 4:58 AM y se archivó dentro de Taciturnos y Locos. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: