Augusto Pinochet

Mi papá me ponía caras cuando expresaba mis pensamientos de izquierda, un día sinceramente me dijo “no te puedo permitir ser comunista (entonces también yo, como él, pensaba que toda la izquierda era comunismo)… ¿qué no ves cómo les va?”
La historia del golpe en Chile y la dictadura es un tema que me ha llegado siempre muy hondo a la conciencia y a las fibras sensibles. Creo que si bien es hasta ahora que empiezo a descubrir la vertiente ideológica con la que me identifico, desde que tengo conciencia político – social no he sido otra cosa más que de izquierda. Ahí es donde me pega la historia de la dictadura pinochetista, la cacería y sistemático exterminio de simpatizantes de la izquierda.
La afrenta, si de por sí ya enorme por el simple hecho de las torturas a seres humanos, se vuelve más grande cuando uno se siente parte de un subgrupo de la humanidad victimizado.
Hoy que leí tanto al rededor de la muerte del asesino Pinochet, me siento frustrada; no porque, como algunos dicen, no vivió para recibir castigo en esta tierra, para mi su vida no era tan valiosa para pagar con su sufrimiento o la vida misma, las atrocidades que cometió, sino porque el sentimiento de injusticia es tan grande que no puede uno sentirse más que insatisfecho, frustrado.
Como dice Pablo Hiriart, en este mundo Pinochet no encontrará el perdón jamás.
Me tiene francamente desconcertada la división que leo y que vivo sobre este dictador ya fallecido. Tan sólo en mi familia, Don N. quien vivió en Chile a principios de los años 70’s, cuenta las “terribles canalladas” que se vivían durante la presidencia de Salvador Allende y cómo gracias al generalízimo Augusto Pinochet, la economía de Chile es tan sólida. Veo con terror y desconcierto que los fans de Pinocho Bizarro no son pocos.
Esperemos que el pueblo de Chile y todos aquellos a quienes si nos ofenden las torturas, las desapariciones, los asesinatos, las persecusiones, encontremos pronto paz y paz que encuentren las víctimas del pinochetaso.


Creative Commons License

Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Esta entrada fue publicada el 12 diciembre 2006 a las 2:16 AM. Se guardó como Sociedad y etiquetado como , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: