El Compañero y las Alejandras varias

Hablo en nombre de Alejandra de 1991, cuando esta servidora no lograba comprender porque una UTOPÍA se quedaba en el nivel de sueño de realidad perfecta irrealizable, y no realizable.

Era un gran trato, todos iguales, todos viviendo de la misma tierra, bebiendo de los mismo pozos, estudiando en las mismas aulas; donde todos nos digamos “compañero” de corazón, donde esta palabra (compañero) significase tanto o más que “amigo”, “familia”, “uno”.

Hablo en nombre de aquella y no de la Alejandra de 1999, la que vivió en la Habana las mejores vacaciones de su vida, la que vió con agobio que incluso ahí, en la Isla de Utopía, existía clasismo, racismo, opresión, hambre y peor… gran lujo (a media cuadra del hambre).

Esta Alejandra (la del 91), se siente triste, melancólica, con harta saudade, como dirían por ahí, por la extraña decisión del “El compañero” de delegar autoridad, de espantarnos con esas previsiones previas una cirugía. Y esta Alejandra (la de 2006) no puede más que sentirse confundida por los sentimientos de la otra (la del 91); quisiera saber qué decirle para que no estuviese melancólica, porque de alguna manera la Alejandra más moderna, sabe las razones sin más ni más por las cuales no se debe estar triste hoy… solo que no sabe como explicárselo a la adolescente, o no sabe cómo hacerlo sin herir sus sentimientos.

Eventualmente Alejandra adolescente crecerá, cuando se convierta en la Alejandra universitaria pondrá en una balanza su Utopía contra el pollo mensual que se come su amigo Lázaro; pondrá con dolor en un cajón las disculpas pueriles de su izquierdismo inmaduro y la impresión que le causó el Auto de Gran Lujo de algún cubano favorecido que vió en “su” Isla utópica donde le habían dicho no había tal cosa como “un favorecido”.

Espero que ninguna de las dos pasen noches sin dormir por este encabezado “El Compañero…” lo que siga. Ojalá sepan que hay otras cosas más importantes por las cuales perder el sueño.


Creative Commons License

Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Esta entrada fue publicada el 6 agosto 2006 a las 3:11 AM. Se guardó como Sociedad y etiquetado como , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: