Fácil es el olvido

Que vergüenza, me doy pena y me caigo gorda. Un chavo murió, voy a su funeral, mi maestro preferido (y acá entre nos, creo que soy su alumna favorita de la generación) me comenta “ves? … es lo que pasa de repente… llega la muerte y ya… por eso tenemos que ponernos a hacer algo”. Sentí que me dijo “tu vida… analízalo… está vacía ¿o no? no es tarde para llenarla”.

En parte tenía razón, digo, Dios me bendijo con un chorro de cosas, desde mi hermosa compañera, hasta mi difunto hamster Ivan (Que Dios lo tenga en su Gloria), desde mis sobrinos, hasta mis perros, desde mis padres hasta el pastel de queso con mermelada de fresa, desde mi testabruto hermano hasta una sesión de escuha “I’ll be seeing you” interpretada por Carol Bruce en un acetato de larga duración, fumando un cigarro y tomándome una chela a media luz. Pero yo… que hago ?? que he hecho?? además, digo, de poner mi bella cara y recibir lo que Dios me manda, harto y a cada rato.

Pienso que mi destino es escribir y que en alguno de esos textos alguien leerá algo que le moverá el tapete y mi misión entonces se habrá cumplido. Ju nows… quizás, hasta mi misión sea que no solo una sino millones de personas les pase eso… leerme y decir “aaay… cabrón”. Y que hago? pues que inauguro este blog a nombre del buen Baloo (que Dios lo tenga en su Gloria) que disque pa no morirme mañana sin hacer lo que creo que es mi misión en esta vida… y carajo, dejo mes y medio esto tirado y no escribo ni maiz paloma.

Me doy pena, pero esa es la historia de mi vida. No termino lo que empiezo, abandono todo, todo todo a medias… hasta el sexo a veces… chale.

Creo que mi abuelo Oscar (Que Dios lo tenga en su Gloria) se fue tranquilo, habiendo hecho todo lo que tenía que hacer. Quizás, me late, se fue esperando que sus nietos por parte de su hijo mayor lo buscaran, cosa que nunca pasó, no sé por qué y no quiero enterarme, no me gustan los chismes familiares.

En cambio mi papá (Que Dios lo tenga en su Gloria), tardó en morirse uuuuta… como mil años… agonizando el pobre… y es que creo que dejó un chorro de pendientes. Y carajo, también yo tengo pendientes con él que no concreté ni aunque tardó su rato en darse cuenta que por más que luchara, ya era su hora. Por ejemplo… enseñarle unas fotos de Cuba, leerle mis últimos poemas, decirle mil veces que lo quería con toda mi alma…

Carajo, así se va la vida, en “alratitos”, en pretextos mediocres para no hacer lo que realmente es importante y lo que se debe de hacer, como escribir en tu carajo blog por lo menos una puta vez al mes, y soñar que por este medio algún día algún editor te descubra, y si no, por lo menos que sea leyendo esto que alguien o algunos digan “aaay… cabrón” como siempre has creído que sería.

¿Por qué el título de este post? Pues… ya ni me acuerdo la verdad.

Esta entrada se publicó el 20 diciembre 2005 en 6:28 PM y se archivó dentro de Taciturnos y Locos. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: