Ya volví, depre

Después de una amarga ausencia en este blog, el cual siempre he sospechado que solamente yo leo y releo, he regresado.

La ausencia antes mencionada la ocasionaron dos incidentes fuera de mi control, el primero, que esta página chafió no sé por qué. De repente ya no podía escribir en mi blog, quizás porque la página que me proveé el servicio se pachequió por algo.

Lo segundo y no tan malo, es que tuve un empleo temporal de fin de semana… bueno, de semana completa; desde el 8 al 13 de marzo. Presumo que estuve trabajando en el POLIFORUM LEÓN durante el evento del Rally Corona México, como encargada de la cobertura del evento para ser transmitido en el circuito cerrado del lugar.

Conocí harta gente, aunque no hice amistad con nadie. Tuve la oportunidad de practicar mi inglés con personas que también practicaron su inglés debido a que nuestros idiomas natales no eran ni siquiera parecidos, como con un grupo de turistas de Eslovenia.

También conocí a unos italianos (de Italia) que preferían el inglés a el italiano, aunque supongo que nos hubiera sido igual de facil entendernos así, cada uno en su idioma, pero por costumbre o no sé qué, nos comunicamos en inglés.

Creo que me sirvió de experiencia, pero por algo no me siento muy cómoda con el trabajo que hice, ni muy satisfecha y muy pero muy pinchada del ego… como que siempre esperé que un trabajo así me saliera bien a la primera.

Por ahí me dijeron “para volar debe haber alguien que te diga antes de hacerlo cómo volar; que durante el vuelo te diga qué estás haciendo mal; que después de volar te retroalimente para que lo hagas mejor a la siguiente”. Yo siento, que las dos primeras faces no las tuve… me echaron no más así, al aire. Le aletié, pujé, me esforcé por elevarme, medio me fui planeando algunas veces, y aterricé de panza… solo espero que sí exista quién me cague de todo lo que hice mal para no repetirlo.

Me lo dijeron y creo que así fue… me dejé influenciar cañón por todos y claro, al ver esto, muchos se me treparon a las barbas y siguieron diciendome cómo hacer las cosas. Aunque tuve mis propios errores creativos, estoy segura que la mayoría de las cochinadas que salieron fueron aquellas ideas que me daban y las llevaba a cabo sin evaluarlas.

Pensando en mi idea original, no era chafa, de hecho, las veces que se veía solamente mi trabajo creativo, se veía bien el asunto. La maldición estuvo cuando me dejaba llevar por los que yo creía que tenían más experiencia, seguía sus ideas como palabra divina y cambiaba mi esquema de trabajo por esta razón.

No cuento que el material que grabamos de miércoles y jueves, cuya intención era hacer un colchonsote para hacer 2 programas grabados para estar más tranquilos el viernes, los echó a perder el camarógrafo. Resulta que era recomendado de mi jefe… pero nunca había agarrado una cámara profesional. Dos días completos de material (miércoles de 8 am a 6 pm y jueves de 6 am a 10 pm) echados a la basura… fuera de foco, monocromático, sin timer, mal encuadrado… chafa -chafa.

También creo que mi jefe se dejaba influenciar y me ponía metas difíciles de lograr por opinión de otros. Por ejemplo, el sábado un chavo le dijo que el programa debía durar más de 35 minutos; ah pues a la 1 pm me pidió un programa de 40 minutos para ser transmitido a las 4:30 pm. Si tomamos en cuenta que estábamos esperando un material, que teníamos que subirlo (30 minutos), editarlo (90 minutos), armarlo (10 minutos), bajarlo (40 minutos), y checar entradas (40 minutos más) tan sólo para tener el master para switchear tardaríamos 3 horas y media. Ya que ni decir de preparar la transmisión en vivo.

Tal como lo imaginan, ese programa en especial salió de la tostada… pero bueno, salió. El sábado en la noche, fue lo mejorcito. La mañana del domingo ya no hubo tanto trabajo pero logramos hacer un programa en vivo y 3 enlaces antes de las 12:00 pm. Neta que por un lado me dio orgullo, pero por el otro coraje… ¿por qué no pude ser tan efectiva los 2 días anteriores?


Creative Commons License

Esta
obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Esta entrada se publicó el 14 marzo 2005 en 11:12 PM y se archivó dentro de Taciturnos y Locos. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: